We use cookies to give you the best online experience. By using our website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.

Como convertirse en un adicto de la verificación

Josh Stearns detalla los recursos y la filosofía que subyacen en la verdad.

Debo hacer una confesión… soy adicto a la verificación.

Durante casi cinco años he estado explorando cómo los rumores, las mentiras y la desinformación viajan por las redes sociales y encuentran su camino en el periodismo. Estoy especialmente interesado en cómo las comunidades y los periodistas hacen que el flujo de información que emerge en torno a la explosión de los sucesos de interés periodístico toman sentido, y cómo podemos equipar mejor a las personas para que puedan valorar la validez de lo que están viendo y así darles poder para suprimir la mala información y no divulgarla.

Se trata básicamente de confianza y sobre cómo podemos impulsar el inmenso poder de las redes para satisfacer las necesidades de información de la comunidad en tiempos de crisis y desastres.

2-cGk2GfZL5hst4EkmAfj24A

En 2013 lancé Verification Junkie, un directorio cada vez mayor de aplicaciones, herramientas, páginas web y estrategias para verificación, verificación de los hechos y valoración de la validez de los contenidos generados por los usuarios y por los medios de primera mano en línea. Creé Verification Junkie porque si vamos a interceptar la mala información todos debemos ser un poco más escépticos. Necesitamos convertirnos en adictos a la verificación.

Cultivar una cultura de verificación

Cuando las noticias pasan de los boletines informativos a los canales informativos, y los medios sociales se convierten en una valiosa herramienta para ciudadanos y periodistas, también se presentan retos extraordinarios. En su artículo, Twitter, Credibilidad y la persecución de Watertown, Hong Qu argumenta que “las herramientas y los procesos para valorar la credibilidad de la fuente deben ponerse al día con una tecnología y una cultura de medios sociales cambiantes”.

3-z8x3FT9UxJ-1z8Ug0gLRSQ

Tal como destaca Qu, hay dos fuerzas claves a las que debemos enfrentarnos cuando pensamos en la verificación de medios sociales y de contenidos generados por los usuarios: tecnología y cultura. Verification Junkie está destinada a la primera mitad de esta ecuación: la tecnología. En la web, describo e incluyo enlaces a herramientas y aplicaciones útiles, interesantes y emergentes que los ciudadanos, los periodistas o las salas de redacción pueden utilizar en su trabajo diario. El énfasis aquí radica en las herramientas útiles y concretas que está construyendo la gente para poder valorar la validez y la exactitud de los medios de primera mano – textos, videos y fotos.

No obstante, el mero hecho de tener las herramientas no resolverá el problema si no impulsamos una cultura que valore la verificación. En general, la gente quiere construir medios de confianza y distribuir contenidos. Ciertamente, cuando surgen noticias , son muchos los recurren a un medio social en busca de una manera de ayudar, prestar ayuda, atención o ampliación como apoyo en tiempos de crisis o para divulgar la palabra sobre una cuestión importante. Los periodistas y las salas redacción quieren servir a sus comunidades y mantener informada a su audiencia, pero todavía existe una excesiva prisa para ser el primero.

La mayoría de los premios culturales en línea son más rápidos y llamativos que correctos y escrupulosos. La analítica te dirá cuántos retuiteos has conseguido, cuántas visualizaciones de tu video has obtenido y cuántas visualizaciones de páginas has atrapido para tu sitio web, pero la analítica no diferencia entre lo correcto y lo incorrecto.

Los premios culturales en línea son más rápidos y llamativos que correctos y escrupulosos.

Las herramientas destacadas en Verification Junkie permiten moderar nuestra velocidad al hacer las cosas y hacer las preguntas correctas. Nos fomentan a ser escépticos nos permiten valorar la credibilidad y confirmar los hechos. Estas son ideas básicas, pero los medios sociales exigen que planteemos estas preguntas de una manera distinta. Ahora necesitamos conocer los metadatos de las fotos, los datos de localización de los tuits y los sellos de tiempo de los videos y cómo extraer la búsqueda de gráficos en Facebook.

Sé el verificador de lo que quieres ver

 

Imagen por brett jordan, usado via creative commons

brett jordan/Flickr. Algunos derechos reservados Las cosas mejoran gradualmente. Van mal todas a la vez.

Cuando se trata de la de noticias de último minuto, nuestra tecnología y nuestra cultura están interconectadas. Dado que todavía se está negociando la cultura de nuestras comunidades en línea, es más importante que nunca que modelemos qué tipo de comportamiento que deseamos ver.

Twitter ofrece un buen ejemplo de la dualidad de la tecnología y de la cultura en los debates sobre la verificación y la exactitud. Algunos argumentan que nosotros – los usuarios de Twitter – debemos desarrollar unas mejores prácticas y unas normas culturales en torno a la verificación y la corrección de nuestros errores (quizás un giro sucinto que ha sido desarrollado para “retuits” y “tuits modificados”). Otros argumentan que necesitamos mejores funcionalidades o aplicaciones para poder combatir la desinformación en la plataforma. En realidad, necesitamos las dos cosas.

La verificación y la desinformación no es un solo problema, son dos: 1) Evitar errores y 2) Corregir errores y reducir su divulgación.

La verificación y la desinformación no es un solo problema, son dos: ambos evitan errores y corrigen errores a la vez que reducen su divulgación. Así, necesitamos una amplia gama de respuestas que incluyan, entre otras cosas: formación, cambios en las normas, nuevas herramientas, mejores procesos y formas de responsabilidad. Y, lo que es más importante, estas ideas y debates no pueden quedarse en la sala de redacción sino que deben incluir también al público, a los lectores y a las audiencias, participantes activos y críticos del periodismo en red.

Verification Junkie es una pieza del rompecabezas, pero también es un trabajo en curso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *